miércoles, 1 de julio de 2015

LO NUESTRO - JAVIER BAHAMÓN, LA TROMPETA DE NICHE

José Aguirre, Fabio Espinosa, Dany Jiménez, Oswaldo Salazar Ospino, Francis Garcés, Fabio Espinosa Jr., Adolfo Castro (A quien Pacheco llamaba “papa salada”), son sólo algunos de los nombres de los grandes trompetistas que han acompañado a la principal orquesta de salsa del país, el Grupo Niche del maestro Jairo Varela, en sus casi 37 años de legendaria y exitosa carrera musical.

Entre esa pléyade de “chupacobres” hay uno nacido en estas tierras, en Barrancabermeja para más señas, el maestro Javier Bahamón, quien ya cuenta con 22 años sacándole melodías a su trompeta en la agrupación que lleva la bandera de la salsa colombiana por el mundo, 22 años en los que nuestro paisano ha visitado más de 30 países dejando huella del talento santandereano, mano a mano, codo a codo con los más grandes del mundo.

Javier comenzó tocando trompeta desde los 15 años en el Colegio Salesiano, donde terminó su bachillerato, instruido por los profesores Moisés Carrero y Darío Valenzuela. Como buen ribereño le apasionaba, y le sigue llamando la atención, el acordeón, pero el cobre de las boquillas supo mejor a la hora de escoger. Ya como trompetista formado inició su carrera en la Sonora Santana, del maestro Augusto Guerrero; su primera grabación la realizó para la Orquesta Bamboleo, un proyecto de Rubén Darío Gómez.

Desde entonces, Javier ha tocado además con El Clan Siete (del querido Raldo Rueda, recién fallecido); Los Máster, del ‘loco’ Manolo Galvis; Los Licenciados de Colombia, Grupo Fiesta, Alma del Barrio (Cali), Grupo Clase, La Sonora Dinamita y la orquesta de Yuri Buenaventura, hasta su arribo al Grupo Niche, a la que llegó por recomendación del propio Alberto Barros, cuando el pito barranqueño tocaba la trompeta en Alma del Barrio. Varela lo vio y sin dudarlo un instante lo llamó a hacer parte de su banda.

Sobre el fallecido director y fundador del Grupo Niche, Javier aprendió el respeto por el público y por los seguidores, a seguir los arreglos tal y cual como se grabaron o están escritos para cada toque, asimiló su disciplina dentro y fuera del escenario, lo que más recuerda de él es su seriedad en tarima y, en general, le aprendió a hacer lo que hace siempre con pasión.

Bahamón, ficha segura en el ‘brass’ Niche al lado del experimentado Oswaldo Salazar Ospino, con quien le une además una gran amistad, cree que los hijos del maestro Jairo han sabido llevar su legado musical y empresarial por el mundo entero, el volumen de trabajo del Grupo Niche hoy por hoy se ha incrementado a niveles comparables con las mejores épocas y anuncia que próximamente saldrá un nuevo trabajo donde se rescata el sonido de los ’80. Mejor dicho, según Javier, hay Niche para rato…

El trompetista santandereano ha hecho dos temas como homenajes, uno a Bucaramanga y otro a su natal Barrancabermeja, con un proyecto que, debido al extremo trabajo con Niche, tiene en remojo, su propia banda, Son Bahamón, con la cual ha hecho ya algunas maquetas musicales. Javier Bahamón, un santandereano en las ‘grandes ligas’ de la salsa colombiana y mundial.

1 comentario:

Henry Alberto Cervantes Quiroz dijo...

se llama Oswaldo ospino, Boquita sala..